Tu vida es un Mandala

Tu vida es un Mandala
Share on facebook
Share on twitter
Share on google
Share on linkedin

La vida de cada persona es como un mandala, un círculo vasto e ilimitado.

Estamos parados en el centro de nuestro propio círculo y todo lo que vemos, oímos y pensamos forma el mandala de nuestra vida.

Entramos a un cuarto y el cuarto es nuestro mandala. Nos subimos al metro y el vagón es nuestro mandala, incluso el adolescente que va checando sus mensajes en el iPhone y la persona sin hogar desplomada en el rincón.

Vamos a caminar a las montañas y todo lo que vemos es nuestro mandala: las nubes, los árboles, la nieve en las cumbres y aun la serpiente enrollada en un recoveco.

Estamos en el hospital y el hospital es nuestro mandala. No lo estamos organizando, no podemos escoger lo que aparece en él. Es, como dijo Chogyam Trungpa, “el mandala que no está ordenado, pero siempre está completo.” Y lo aceptamos tal y como es.

Todo lo que aparece en tu mandala es un vehículo para que despiertes. Desde este punto de vista, el Despertar está al alcance de la mano continuamente.

No hay una gota de lluvia o un montón de excremento de perro que aparezca en tu vida que no sea la manifestación de la energía iluminada, que no sea un portal a un mundo sagrado.

Pero de ti depende que tu vida sea un mandala de neurosis o un mandala de cordura.”


Pema Chödrön